Flores y cenizas

 

 

Flores adornando tumbas, 
cuerpos marchitos lamentándose
por su insaciable apetito.
No hay pensamientos
o sentimientos,
sólo el irrefrenable deseo
por un festín de vísceras.

Moraban entre los gusanos,
mas han surgido para reclamar 
lo que siempre fue suyo.
Devoradores de carne,
en busca de ese último alarido
que arrancarán 
violentamente.

Vagarán sin rumbo,
no habrá alma mortal
en ser perdonada.
Los ojos de todos y cada uno
se transformarán en opacos fosos
hacia la perdición.

Cenizas en el viento,
oxido y escombros.
Los monumentos han caído,  
ya no hay orgullo en lo que antes fue,
sólo el recuerdo que quedará aplastado 
bajo el implacable paso de las hordas.

Flores para la no muerte,
cenizas para la no vida,
una eternidad entre la podredumbre.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s