Orbitoclasto

En mis sueños veo mis dientes romperse
uno a uno los observo caer 
mis encías duelen, supuran.
Voces
las encantadoras voces
eterna compañía.
Amor…
¡Mentiras!
Amor…
¡Mío!
Dilaceración, inmolación del espíritu 
viaje sin fin 
entre los ángeles de Dios.
Blanco, el apacible blanco
mullida prisión 
dentro de los confines de mi infinito personal.
Muerdo mi lengua hasta cercenarla
después 
después parálisis.
Gimo entre mordazas
palabras ininteligibles
que alaban y maldicen.
Meses, semanas, días 
meciéndome al ritmo
del tic-tac del reloj.
Los hombres sin rostro llegan 
vienen por mí.
Los imagino de rodillas 
mientras arranco trozos de su carne
masticando, tragando.
Pero no puedo
lo único es esperar el tan dulce sopor.
Una cegadora luz 
un mar de miradas
huelo el acero
acercarse.
Voces
las encantadoras voces
que me dan su despedida.
Aguda punta de acero que viola
frío que invade mi cuenca.
Un destello y un cling
que muerde mis pensamientos 
mis recuerdos, mis temores 
y mi ira.
Después 
después ya solo habito tras una nebulosa cortina
de sonrisas vacuas y un eterno vegetar.
Anuncio publicitario

2 comentarios sobre “Orbitoclasto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s